Retos en la traducción de Shadow Show.

Hace dos años tuve la gran suerte de participar en la traducción de Shadow Show publicado por Kelonia Editorial. Esta antología con 26 relatos cortos dedicados a Ray Bradbury cuenta con autores de la talla de Neil Gaiman y Margaret Atwood, sin olvidarnos de todos los traductores que estuvimos detrás para darle vida al libro, entre ellos J. E. Álamo (Tom Z. Stone) y María Jesús Sánchez Raya (La Huésped).

En esta tardía entrada del blog, he estado haciendo la traducción que no se hace sola, quisiera hablaros de cómo me enfrente a mis primeros textos y qué complicaciones superé a la hora de traducirlos y que se les diera el visto bueno. Soy la traductora de tres relatos:

  1. El gordo y el niño,
  2. Reserva 2020 y
  3. Las Dos Casas.

El gordo y el niño

Este relato contiene una temática muy a la orden del día: los cánones de belleza. Sin deciros mucho de él, pienso que está escrito magistralmente y refleja hasta qué punto la dictadura del cuerpo normativo es llevada en una sociedad. Lo que más me costó en este relato fueron los adjetivos que el gordo usaba para describirse de una forma muy poética, llegando a inventarse algunos. Quería reflejar bien la forma en la que él hablaba y sobre todo se describía, y espero haberlo conseguido.

Reserva 2020

No miento si digo que es el relato que más me costó traducir, con el que más dolores de cabeza sufrí y con el que me peleé lo que no hay escrito. Tuve que leerme el original, muy bien escrito por Ojikutu, como unas tres veces antes de poder comenzar a traducir. Me lo leí unas cuantas veces más traduciéndolo y me leí mi traducción muchas veces más porque no estaba contenta.

La dificultad de este relato está en la gran cantidad de adjetivos usados en las descripciones de los acontecimientos y los lugares de una forma muy enrevesada y extensa, y los tiempos verbales empleados. No sé si porque era verano cuando lo hice, que no tenía apenas internet y que mis neuronas estaban más preocupadas por sobrevivir al calor, pero me pareció un texto denso, aunque muy rico, de traducir. La temática es una de las que me gustan y me recordaba mucho a Mad Max. Había juegos de palabras y un mensaje de esperanza que me esforcé mucho por transmitir de la mejor manera.

Las dos casas

Escrito por Kelly Link fue mi relato favorito porque Espacio. Me encanta la ciencia ficción y el sitio dónde se desarrolla, el espacio y las naves, hizo que me enamorara de él. Devoré el relato y tiene un giro que debéis descubrir por vosotros mismos. Tuve que investigar vocabulario espacial pero me lo pasé muy bien. También me gustó que el relato estuviera protagonizado por mujeres porque pese a ser una la que inventó la ciencia ficción, poco se les promociona, ve o lee.

Aquí tenéis un poco mi experiencia con mis primeros textos sin querer destriparos mucho los relatos. Sé que no es mucho y no entro en muchos detalles porque no quiero estropearos la lectura. Fue una experiencia enriquecedora, frustrante y a veces desesperante porque no sabía cómo trasmitir fielmente lo que los autores tan magistralmente habían escrito, pero de la que aprendí mucho. Me di paseos infinitos con las palabras en mi cabeza. Conté con un editor fantástico que me ayudó mucho y los he releído para este post y, pese a que me gustan cambiaría tanto ahora de mis originales gracias a la experiencia adquirida en estos años.

La artista de las ilustraciones hizo un trabajo genial, con muchos detalles que podréis observar en dos portadas físicas y en el digital. Creo que es una antología en la que cada autor, y traductor, aporta su granito de arena para que Ray siga con nosotros.

¡Gracias por leer y nos leemos en la siguiente entrada!

Los idioms y su (controvertida) traducción

¿Qué es un idiom? Pues es un modismo:

Expresión fija, privativa de una lengua, cuyo significado no se deduce de las palabras que la forman; p. ej., a troche y moche.

RAE (https://dle.rae.es/?id=PUlqsDD)

Los modismos* son expresiones dentro de una lengua que tienen un significado fijo y compartido de la cultura y el folclore de cada país. Así que si yo ahora mismo te digo «no me tomes el pelo» tú, hablante y habitante de España, me entenderás; si digo don’t pull my leg, un hablante de la lengua inglesa me entenderá. Cogiendo esas dos expresiones he dicho lo mismo, he querido transmitir lo mismo: que no te rías de mí. Y, sin embargo, en dos lenguas y culturas lo dicen de una forma totalmente distinta y con palabras que aunque las entiendas por separado, en su conjunto son un poco caóticas.

Después de esta pequeña introducción, voy al grano. Hago esta entrada porque me he acordado de un alumno que se quejó de la traducción y los traductores tildándolos de tontos porque al ver una serie en inglés lo que decían con lo que habían subtitulado no tenía ni pies ni cabeza.

La frase en concreto era: Put yourself in my shoes y la acertada traducción había sido «ponte en mi piel». Después de estar minutos callada viendo como no hacía más que reírse de la frase porque los que lo habían hecho no tenían ni idea de inglés, tuve que explicarle todo lo anterior. Aunque, siendo bastante cabezota, siguió diciendo que lo habían traducido mal porque shoes es «zapatos».

Pocos trabajos hay más «solidarios»** y menos agradecidos que la traducción, porque toda la gente ve tu trabajo y todo el mundo se cree con derecho a opinar de él aun sin saber todo lo que se esconde detrás. Es por eso que el trabajo del traductor no es solo plasmar palabras, es adaptar culturas y unirlas para vuestro disfrute.

Aquí os dejo el enlace a la página web de Movie Idioms donde encontraréis un montón de refranes que aparecen en películas y series y su explicación (en inglés).
Y una lista de los más comunes (aunque es subjetivo) en inglés.
Me gustaría que pusierais un comentario sobre cómo los traduciríais (sin trampa, ¿eh?, que os veo).

*No confundir con refrán, que sería saying. Aunque a primera vista nos podemos confundir, un refrán es un dicho de uso común que lleva un consejo en sí mismo: «A quien madruga, Dios le ayuda», «Quien no corre, vuela». En inglés sería The early bird catches the worm. Curioso como en español se menciona la religión mientras que en el inglés la naturaleza.

**En mi humilde opinión, siempre he creído que la traducción es una forma de romper las barreras de la gente sin acceso a los idiomas extranjeros para que puedan disfrutar del contenido cultural en su plenitud. Falta mucho por andar en el camino hacia la adaptación para incluir y romper las barreras para que todas las personas disfruten de los contenidos.

¿Y vosotros? ¿Habéis tenido problemas al aprender este tipo de frases? ¿Sabéis más ejemplos divertidos?

La traducción para voice-over

Dentro del mundo de la traducción nos podemos encontrar con muchos tipos siendo uno de ellos la traducción audiovisual. Dentro de la misma podemos ver que también hay varios tipos y hoy os vengo a hablar de uno de ellos: el voice-over o voces superpuestas.

Este tipo de traducción lleva años existiendo en nuestros televisores, siendo la más usada en los típicos programas reality como los de las Kardashian, el Vestido de tu Boda, o los hermanos Scott que nos han tenido todo el domingo sentados en el sofá horas y horas viendo cómo reformaban casas. (Cómo veis, cito programas que me tienen hecha toda una couch potato*)

¿Por qué, me preguntaréis, es diferente de la traducción para doblaje?

Hay varias claras diferencias cuando te enfrentas a estos dos tipos de traducción para el producto audiovisual; la más llamativa es que aquí no se eliminan las voces originales, de ahí lo de superpuestas. En cuanto a tecnicismos, digamos que la traducción para doblaje es mucho más estricta ya que te tienes que ceñir al personaje y sus movimientos tanto de boca-controlar planos donde se le vean los labios claramente- como los movimientos de su cuerpo-si está de espaldas, de lado, etc.-.

Mirad estos vídeos y comparad las diferencias de lo que os he hablado:

Aquí un vídeo doblado. Aquí un vídeo con voces superpuestas.

Que no dependas del movimiento de la boca para sincronizar sílabas-en el doblaje no queda bien que alguien diga un hello en el original y se traduzca por un «Ey, ¿qué pasa? ¿Todo bien?-no significa que puedas hacer lo que quieras; aquí tienes que ceñirte a las intervenciones y tratar de poner en el texto las mismas pausas que hace la persona en el capítulo y cerrar la intervención a la vez: no vale que una chica siga hablando pero de fondo se escuche a un personaje masculino hablar, o que haya una situación de tensión y se siga hablando.

Uno de mis reality favoritos es Queer Eye y tiene este tipo de traducción. El artífice de la maravillosa traducción David Cartagena-saludos también a los actores de doblaje, que son geniales-ya que hace que empatices con ellos y todo sea mucho más cercano y parezca que te están hablando a ti. De hecho, ha habido un chiste muy de los míos con el que aún sonrío cuando me acuerdo («queso-bre»).

Habiendo realizado unas prácticas donde me ha tocado hacer este tipo de traducción, con más errores que acierto-lo siento, tutora-puedo dar fe que, pese a no tener que fijarte en la boca de las personas en pantalla para ajustarlo, lleva su trabajo ajustar los tiempos, las pausas y saber discernir si eso que se ha dicho es una broma o no.

Quería dedicar esta entrada a este tipo de productos ya que cada dos por tres hay alguna polémica sobre los doblajes (más bien, la misma pero repetida muchas veces) y quiero hacer ver que, tanto la traducción para voces superpuestas como la traducción para doblaje son tareas costosas, que llevan tiempo y mucho mimo por parte de quien las hace. Y esto es algo que casi muy pocos aprecian ya que antes se ve la paja en el ojo ajeno que en el propio.

La próxima vez que disfrutéis de algo en vuestro idioma materno y os olvidéis de que ha sido grabado en otro idioma, quiero que penséis en la gente que lo ha hecho posible y en las horas que han estado sudando para que todo cuadre y ofreceros un producto de calidad no siempre con las mejores condiciones laborales.

¿Qué otros programas con voces superpuestas os tienen pegados al sofá horas y horas? ¡Dejadlo en los comentarios!

La palabra de hoy:

*Couch potato: dicho de la persona que hace poco ejercicio y está siempre tirada en el sofá viendo la tele.

La nueva forma de consumir televisión

Hoy me he encontrado en twitter con este artículo de The Guardian y he pensado que era una buena forma de abrir el blog. En él se explican el «nuevo» uso que se les está dando a los subtítulos hoy en día a la hora de consumir vídeos o televisión debido al auge de las nuevas plataformas a la carta a las que podemos acceder.

Gracias a la aparicion de las plataformas a la carta, hemos visto como hay una mayor demanda de traductores y subtituladores ya que estas te permiten elegir lo que quieras en el idioma que quieras con los subtítulos que quieras. Y, sí, eso también implica que pongas los subtítulos en tu propio idioma por varias razones.

Y no solo aparecen en este tipo de plataformas. Allá por dónde navegues tienes vídeos con subtítulos: periódicos, Facebook y Twitter. Ya era hora, por fin, no todas las personas son oyentes-pero pocos medios se acuerdan de ello-pero esto, además, está creando una nueva tendencia sobre cómo ver los vídeos y, sobre todo, la tele.

La gran mayoría de adolescentes usa los subtítulos como apoyo para el aprendizaje de un segundo o tercer idioma. Los ponen bien en su idioma natal pero con sonido en el idioma extranjero, o bien con el sonido y subtítulos en el mismo idioma. Conforme avanzas en el aprendizaje, te lanzas a ir cambiándolos hasta que ya no los necesitas.

En mi caso comencé con los subtítulos en castellano, tenía solo 15 años y muchas ganas de escuchar inglés pero no tenía el nivel suficiente como para enterarme de toda la jerga de Skins. Poco a poco he ido cambiándolo por los subtítulos en inglés, pero no los «normales» sino los CC (Closed Caption por sus siglas en inglés, con ellos podemos ver la descripción de los sonidos) ya que tengo curiosidad por ver cómo describen los sonidos que aparecen en pantalla y cómo se dicen en el idioma.

Pero no solo se usan actualmente por este motivo. La mayoría de personas ve los vídeos sin sonido y los subtítulos ayudan a que no se moleste en una sala de espera del hospital, por ejemplo; pero, además, también los usas cuando te has quedado de madrugada enganchada a tu serie favorita pero no quieres hacer ruido-o no quieres que se enteren de que estás trasnochando cuando deberías estar durmiendo plácidamente- siendo una forma muy útil de no perderte nada de lo que digan.

A modo de reflexión personal, me alegra que se haya convertido en tendencia y se añadan a más contenido, eso es algo positivo, pero no debemos olvidar que aún hay mucho contenido-público y privado-que no tiene en cuenta a un sector de la población cuando emiten cosas tan cotidianas como el telediario, películas o series.

Para terminar esta entrada os dejo una pregunta: hay muchas situaciones hoy en día en las que se usan los subtítulos de forma diferente, ¿en qué situaciones los usas tú?