La traducción para voice-over

Dentro del mundo de la traducción nos podemos encontrar con muchos tipos siendo uno de ellos la traducción audiovisual. Dentro de la misma podemos ver que también hay varios tipos y hoy os vengo a hablar de uno de ellos: el voice-over o voces superpuestas.

Este tipo de traducción lleva años existiendo en nuestros televisores, siendo la más usada en los típicos programas reality como los de las Kardashian, el Vestido de tu Boda, o los hermanos Scott que nos han tenido todo el domingo sentados en el sofá horas y horas viendo cómo reformaban casas. (Cómo veis, cito programas que me tienen hecha toda una couch potato*)

¿Por qué, me preguntaréis, es diferente de la traducción para doblaje?

Hay varias claras diferencias cuando te enfrentas a estos dos tipos de traducción para el producto audiovisual; la más llamativa es que aquí no se eliminan las voces originales, de ahí lo de superpuestas. En cuanto a tecnicismos, digamos que la traducción para doblaje es mucho más estricta ya que te tienes que ceñir al personaje y sus movimientos tanto de boca-controlar planos donde se le vean los labios claramente- como los movimientos de su cuerpo-si está de espaldas, de lado, etc.-.

Mirad estos vídeos y comparad las diferencias de lo que os he hablado:

Aquí un vídeo doblado. Aquí un vídeo con voces superpuestas.

Que no dependas del movimiento de la boca para sincronizar sílabas-en el doblaje no queda bien que alguien diga un hello en el original y se traduzca por un «Ey, ¿qué pasa? ¿Todo bien?-no significa que puedas hacer lo que quieras; aquí tienes que ceñirte a las intervenciones y tratar de poner en el texto las mismas pausas que hace la persona en el capítulo y cerrar la intervención a la vez: no vale que una chica siga hablando pero de fondo se escuche a un personaje masculino hablar, o que haya una situación de tensión y se siga hablando.

Uno de mis reality favoritos es Queer Eye y tiene este tipo de traducción. El artífice de la maravillosa traducción David Cartagena-saludos también a los actores de doblaje, que son geniales-ya que hace que empatices con ellos y todo sea mucho más cercano y parezca que te están hablando a ti. De hecho, ha habido un chiste muy de los míos con el que aún sonrío cuando me acuerdo («queso-bre»).

Habiendo realizado unas prácticas donde me ha tocado hacer este tipo de traducción, con más errores que acierto-lo siento, tutora-puedo dar fe que, pese a no tener que fijarte en la boca de las personas en pantalla para ajustarlo, lleva su trabajo ajustar los tiempos, las pausas y saber discernir si eso que se ha dicho es una broma o no.

Quería dedicar esta entrada a este tipo de productos ya que cada dos por tres hay alguna polémica sobre los doblajes (más bien, la misma pero repetida muchas veces) y quiero hacer ver que, tanto la traducción para voces superpuestas como la traducción para doblaje son tareas costosas, que llevan tiempo y mucho mimo por parte de quien las hace. Y esto es algo que casi muy pocos aprecian ya que antes se ve la paja en el ojo ajeno que en el propio.

La próxima vez que disfrutéis de algo en vuestro idioma materno y os olvidéis de que ha sido grabado en otro idioma, quiero que penséis en la gente que lo ha hecho posible y en las horas que han estado sudando para que todo cuadre y ofreceros un producto de calidad no siempre con las mejores condiciones laborales.

¿Qué otros programas con voces superpuestas os tienen pegados al sofá horas y horas? ¡Dejadlo en los comentarios!

La palabra de hoy:

*Couch potato: dicho de la persona que hace poco ejercicio y está siempre tirada en el sofá viendo la tele.